jueves, 10 de abril de 2008

Licencia para Robar (Tras la máscara de la verdad)

Por fin pude acabar de escribir lo que prometí en un comentario que dejé por ahí...


Cada que veo a mis bloggers hablar de la batalla entre medios tradicionales y nuevos medios (a los que deberíamos buscarle otro nombre, ya verán por qué) me pongo triste. Estoy estudiando comunicación y qué más quisiera yo que mi actividad favorita se llevara bien con lo que estoy estudiando.

Al principio no quería tomar parte en esta batalla, no quería creer que los medios tradicionales fueran así, como me estoy dando cuenta que son: entidades manipulables y que se creen la última Coca-cola del desierto, nada más por tener un título en la mano que les permite hacer lo que quieran con el público, los denomina periodistas, y les da la capacidad de hacer lo que quiera que sea que dé rating, que dé plata. Que les permite tomar, sin poner las fuentes (porque no se le puede decir robar) porque se trata de "personas anónimas que se esconden tras un pseudónimo o alias". Es que cuando se trata de páginas web, sólo se tiene que poner el link directo de la página genérica, porque no son personas naturales las que postean fotos, videos o escritos, sino personas escondidas tras la máscara del sobrenombre.

Pero luego me di cuenta qué es lo que pasa en realidad, cuál es la guerra interna entre medios por obtener una chiva, por ser los dueños del monopolio de la información, y cómo defienden su poder, como una perra que defiende a sus cachorros.
Y llegaron los nuevos medios, y aparecieron los bloggers (narrando en tiempo real) y nos tiramos en la batica de cuadros. Ya no era una lucha interna, ya más bien se aliaron para tratar, por todos los medios (literalmente), de desprestigiar a estos medios surgentes, inclusive desde la universidad.
Sin embargo se les salió el tiro por la culata, si ántes se creía un poco en los nuevos medios basados en internet, ahora, con la desprestigiación (no sé si esa palabra existe) de los medios tradicionales y la pérdida de la credibilidad en éstos, (no me lo estoy inventando, ésto lo reveló un estudio en el 2005) se considera al internet, para los jóvenes, y a las instituciones, para los mayores, como principal fuente de credibilidad. ¿Ven por qué es que hay que cambiarle el nombre a los nuevos medios?, ya no nos podemos llamar medios, eso ya no tiene credibilidad, hay que formarnos como institución, eso sí está IN...

Y lo mejor de todo, es que en internet podemos reunir todo lo que se considera medio masivo (escrito, video, voz...), con la oportunidad de ser una institución, y de no cometer los mismos errores que llevaron al declive de los mass media.
Tenemos aún más poder si tenemos en la cuenta el hecho que no hay legislación por delito cibernético, ¿o nos tenemos que sentir excluidos por esto?
Tenemos es que buscar sacarle, por las buenas, el mejor partido a lo que hay (y aún más a lo que no hay). Si nos odian es porque se dan cuenta que somos terriblemente buenos, y estámos logrando, sin título alguno (aún, hablando por mi) más credibilidad que ellos que se han matado (como me estoy matando yo) durante 5 años para tener una "licencia para (robar) tomar sin poner fuentes"

1 comentario:

Fantômas dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por mi blog.

therooter.blogspot.com

Un abrazo.